Guías de Salud

El sistema urinario, sus partes y funciones

el sistema urinario

Contentido

¿Qué es el sistema urinario?

El sistema urinario es el grupo de órganos que serán partícipes en la formación y la misma evacuación de la orina. Se va a constituido por dos riñones, que son órganos densos que producirán la orina. De estos van a surgir sendas pelvis renales, como ancho conductor excretor, este cuando se estrecha se conoce como uréter. Por medio de los dos uréteres la orina logra alcanzar la vejiga urinaria, donde se va a acumular. Por medio del único conducto, la uretra, la orina se dirigirá hasta el meato urinario y el exterior del cuerpo humano. 

Los riñones son quienes se encargan de filtrar la sangre y producir orina, esta puede variar tanto su composición como cantidad, esto para que se pueda mantener el medio interno de una forma constante tanto en volumen como en composición. Esto quiere decir que es importante para que se pueda mantener la homeostasis sanguínea. 

Para ser más específicos, los riñones son los que regulan el volumen de agua, así como la concentración iónica y acidez (este es el equilibrio del pH y el ácido base) de los fluidos corporales y sangre. También regula la presión arterial, elimina los residuos hidrosolubles que tienen presencia en el cuerpo, produce hormonas y tiene una participación en el mantenimiento de la glucemia, cuando se está en un estado de ayuno.

Los riñones

A los riñones los vamos a ubicar en el abdomen, en ambos lados, específicamente en la zona dorsolumbar de la columna vertebral. Aproximadamente se encuentra entre la vértebra dorsal 12 y la tercera vértebra lumbar. Ubicándose el derecho en una zona inferior al izquierdo. Esto se debe al hígado. 

El lado posterior de cada uno de los riñones se apoyará en la pared abdominal de atrás que está formada por los músculos posa mayor cuadrado del os lomos y el transverso del abdomen en cada uno de los lados. La cara anterior va a estar recubierta por el peritoneo, es por eso que se consideran órganos retroperitoneales. Por medio de la membrana peritoneal, los riñones se relacionarán con los órganos intraabdominales cercanos. 

El riñón derecho va a estar en contacto con la vena cava inferior, el hígado, la segunda porción del duodeno y el ángulo hepático del colon, con este junto y el hígado se va a relacionar por medio del peritoneo.

Por su parte, el riñón izquierdo se relacionará con el estómago, la arteria aorta abdominal, páncreas, el bazo y el ángulo esplénico del colon. El polo superior de los riñones se cubrirá por la glándula suprarrenal que les corresponde, que va a estar inmersa en la cápsula adiposa. 

Irrigación e inervación

La inervación de ambos riñones corre a cargo de los nervios renales que se originan en el ganglio celíaco, estructura nerviosa del sistema nervioso autónomo simpático situada sobre la arteria aorta abdominal, a ambos lados del tronco arterial celíaco, justo por debajo del diafragma. Los nervios renales forman el plexo renal que penetra en los riñones acompañando a las arterias renales, la mayoría son vasomotores (inervan vasos sanguíneos), de manera que regulan el flujo sanguíneo renal. 

En relación a su peso, la irrigación de los riñones es muy abundante, esto se debe a su función en depuración sanguínea que estos hacen; las arterias renales derecha e izquierda son ramas de la misma arteria aorta abdominal, de esta se originará desde la primer vértebra lumbar, al entrar por el hilio renal formará parte del pedículo renal. 

Las dos arterias van asegurar una contribución de sangre, mil 200 ml por minuto. En estado de reposo, el volumen representaría entre un 20 y un 25 por ciento del gasto cardíaco en reposo. El retorno venoso de los riñones se provoca por medio de las venas renales derechas e izquierdas que drenan a la misma vena cava inferior. 

Morfología externa

Los riñones tienen un color rojizo característico, su forma es de habichuela. En el caso de los adultos este órgano pesa entre 130 y 150 gramos, cada uno de estos. Puede medir 11 centímetro de largo, 7 centímetros de ancho y 3 centímetro de espesor. 

Cada uno de los riñones se va a distinguir un polo superior y el otro inferior, así como sus dos caras la anterior y la posterior. Dos bordes, el externo que también se conoce como lateral convexo y el medial o cóncavo, que se presenta en su porción central el hilio renal, esta última parte se trata de una ranura por donde van a entrar y salir los nervios, vasos arteriovenosos, vasos linfáticos, pelvis renal. Estos que mencionamos de últimos van a constituir el pedículo renal que se dispondrá desde delante hacia atrás de esta forma: vena renal, arteria renal y pelvis renal.

La cápsula fibrosa la encontraremos envolviendo íntimamente al parénquima renal. Por la parte de afuera se encontrará la cápsula adiposa y más externo se encontrará la aponeurosis renal. 

Cómo es la morfología interna: seno, parénquima (la corteza y la médula) y vascularización

Si se llega a cortar la parte frontal del riñón se pueden ver dos elementos muy diferenciados: uno será una cavidad que se conoce como seno renal, que el orificio es el hilio renal y el tejido que se conoce como perénquima renal, que por su parte va a presentar dos partes de diferentes aspectos y colores: la corteza renal lisa es rojiza. En la periferia y en la médula renal será marrón y se sitúa entre el seno renal y la corteza. 

En cuanto al seno renal, este se trata de la cavidad del riñón que se formará a partir del hilio renal, cuenta con las arterias y las venas renales interlobulares y segmentarias. Los ramos nerviosos primordiales del plexo renal y de las vías urinarias intrarrenales: los cálices renales mayores , menores y la pelvis renal, todos estos están rodeado de un tejido graso que permite que estas estructuras se inmovilicen. 

El parénquima renal se trata de la parte del riñón que tiene como objetivo asegurar sus funciones, se compondrá por las nefronas, cada una de estas con una porción de medula renal y de corteza. 

Por su parte, la corteza renal es la zona del parénquima que se encuentra inmediatamente debajo de la cápsula fibrosa, su aspecto es rojizo, liso y cuenta con un centímetro de espesor. Este se prolongará entre las pirámides, para así formar las columnas de Bertin. En las columnas y corteza se encuentran los corpúsculos renales, además de los conductos contorneados de las nefronas, igualmente los vasos sanguíneos más delgados. 

Cuando hablamos de la médula renal se debe tener en cuenta que esta es marrón y su textura más bien es estriada. Se puede contar de ocho a 18 estructuras cónicas, las pirámides de Malpighi o renales, de la que sus vértices, se dirigirán hacia el seno renal, se van a denominar papilas. 

En estas pirámides se van a encontrar las asas de Henle, los conductos papilares y los ductos colectores.Cada uno de estos conductos, que son microscópicos serán parte de las nefronas. 

Cada riñón, va a contar por dentro de una arteria renal que cuenta con divisiones sucesivas, estas serán ramas con un calibre cada vez menor. 

Las subdivisiones arteriales se van a denominar así

De la arteria renal va a nacer, a nivel del seno renal las arterias segmentarias. Estas por estar al nivel de las columnas renales se van a ramificar en arterias interlobulares. De estas últimas se formarán las arterias arciformes que rodearán las pirámides renales que está entre la médula y la corteza. Al mismo tiempo, en el nivel de la corteza renal, las arciformes se van a ramificar en arterias interlobulillares. Ellas van a emitir las arteriolas aferentes y esas mismas los capilares glomérulo o glomerulares en contacto con la cápsula de Bowman de las nefronas.

En contraste con otros órganos, en este caso los capilares glomerulares no desembocan en una vénula. Por el contrario, se darán lugar a la arteriola eferente de la que se originará la segunda red capilar renal. Loa capilares peritubulares, además de ciertos capilares largos que tendrán forma de asa, estarán con las asas de Henle de las nefronas  que se conocerán con los capilares venosos drenarán la sangre a la vena renal que saldrá por el hilio renal.  

Las nefronas

Al ver por medio de un microscopio el perénquima renal, se puede determinar que cada riñón se compondrá por más de un millón de elementos tubulares que estarán ordenados y plegados, sustentados los mismos por tejido conjuntivo vascularizado, que se conocen como nefronas. 

Con respecto a la posición en el parénquima se distinguirán las nefronas corticales con el corpúsulo que se encuentra en la zona más externa de la corteza, mientras el segmento tubular que se conoce como asa de Henle penetrará por toda la zona superficial de la pirámide medular. Las nefronas yuxtamedulares tendrán el corpúsculo en la zona de la corteza que se aproxima más a la médula y el asa de henle larga que va a penetrar en profundidad la pirámide medular. 

Las nefronas cuentan con el corpúsculo renal y el túbulo renal. El corpúsculo renal, por su parte, se compondrá de cpilares glomerulares que están en una cápsula esférica que se conoce como cápsula de bowman. Si hacemos un ejercicio de imaginación, podríamos visualizar la cápsula como un globo que está medianamente desinflado en el que se hunde el glomérulo como lo haría un puño. De esta forma los capilares glomerulares estarán rodeados por una pared doble de cápsula de bowman. Estas son la pared visceral, que está en contacto directo con la pared de los capilares. Estas formarán una membrana de filtración, mientras que por fuera está la pared parietal. Entre estas dos capas se encontrará un espacio capsular que seguirá sin interrupción con la luz del túbulo renal. 

Arteriola aferente

La ateriola aferente que está antes del glomérulo y la eferente que le sigue, se encuentran las dos en el mismo nivel y van a ser parte del polo vascular del corpúsculo. Del otro lado de este, estará el polo urinario con el comienzo del túbulo renal. En el corpúsculo va a pasar la filtración del plasma sanguíneo y la misma formación del filtrado glomerular. 

El túbulo renal va a nacer de la cápsula de bowman, tiene cuatro segmentos que tienen características funcionales, histológicas y topográficas que son diferentes. Está rodeado por la red capilar peritubular. Su función es hacer posible el filtrado hasta que se logre una orina definitiva que esté ajustada a las necesidades homeostáticas de la sangre.  

Túbulo contorneado proximal

Cuando hablamos del túbulo contorneado proximal nos referimos a un tubo sinuoso que es de 13 mm de largo aproximadamente. Este estará después del corpúsculo renal que se compondrá de un epitelio simple, en el que las células tienen un borde en cepillo de microvellosidades que incrementará la capacidad de absorción. La función principal es reabsorber aproximadamente el 80 por ciento del filtrado glomerular. 

El asa de Henle se constituye por dos ramas que están en forma de horquilla: esta rama que baja parte del tubo contorneado proximal y entra en la pirámide medular, dependiendo, si se trata de una nefrona cortical o yuxtamedular y la rama ascendente, esta volverá hasta la corteza renal. 

En la zona ascendente del asa de Henle de las nefronas yuxtamedulares, se diferencia el segmento delgado que estará seguido del segmento grueso. En este último caso estará un epitelio cuboide simple, esto lo va a diferenciar del asa que se caracteriza por un epitelio escamoso simple. 

Las asas largas van a crear un gradiente desconcentración  de sodio en el intersticio de la médula renal. Esta es la concentración salina que será mayor mientras más cerca esté de la papila. Esto logra hacer posible que se forme una escasa orina que está concentrada cuando el cuerpo requiera ahorrar agua. 

El túbulo contorneado distal se trata del epitelio cuboide simple que tiene ciertas células principales que tiene receptores para las hormonas antidiurética y aldosterona. 

Esta arte seguirá la rama ascendente del asa de Henle y su parte inicial se encontrará entre la arteriolas aferentes y la eferente. El encuentro de estas tres partes van a formar el aparato yuxtaglomerular que va a contar con células reguladores de la tasa de filtración glomerular. 

Túbulo o conducto colector

En este caso hablamos de un tubo rectilíneo que se formará debido a la confluencia de los túbulos contorneados distales que diferentes nefronas al mismo tiempo. Varios túbulos colectores se van a encontrar en un conducto papilar que con otros parecidos van a drenar en un cáliz menor. Estos conductores se van a prolongar desde la corteza hasta la papila renal, esto va atravesar en altura la pirámide en su totalidad. 

El colector se va a parecer al distal debido al tipo de epitelio que lo va a constituir. Tambièn de las células esenciales cuentan con muchas células que están intercaladas y que van a intervenir en la homeostasis del pH sanguíneo. 

Vías urinarias del sistema urinario, explicación detallada

Intrarrenales: pelvis renal y cálices

En este punto nos encontramos con el conjunto de calanes excretores. Estos se van a encargar de conducir la orina denifitiva desde la salida del parénquima renal hasta el exterior del riñón: la pelvis renal y los cálices mayores y menores.

Cálices menores

Los cálices menores van a ser unas estructuras visibles únicamente macroscópicamente. Estos tienen una forma de copa y se van a ubicar en el seno renal. Se encargan de recoger la orina que viene de los conductos papilares que van a desembocar en la papila renal. 

Es importante resaltar que en cada riñón se van a conseguir tantos cálices menores como pirámides, aproximadamente entre ocho y 18. 

Cálices mayores

Los cálices mayores se encuentran entre dos a tres por riñón. Estos por su parte se encargan de conducir los cálices menores hasta la pelvis renal. 

Pelvis renal

En cuanto a la pelvis renal, esta se forma por medio de la reunión de los cálices mayores. Este es un reservorio con una capacidad entre cuatro a ocho centímetros cúbico de orina. Su actividad contráctil ayuda a que la orina pueda ir hasta el exterior. 

La pelvis renal va a contar con una porción intrarrenal, que se encuentra en el seno renal y una parte extrarrenal, por medio del hilio, que se estrechará progresivamente hasta que se comunica con el uréter. 

Extrarrenales: vejiga, uréteres y uretra

Los extrarrenales son la uretra, vejiga urinaria y los uréteres. La pelvis renal de cada uno de los riñones van a seguir con el uréter que le corresponden a estos dos conductos delgados músculomembranosos, estos son de cuatro a siete milímetros de diámetro. Retroperiotoneales, estos van a terminar en la base con la misma vejiga urinaria, van a recorrer un trayecto de 25 a 30 centímetros, esto va a contar con una parte abdominal y una pelviana. 

En el trayecto abdominal, los uréteres van a descender verticalmente, se apoyarán sobre la pared muscular abdominal posterior, esta va a lo largo del músculo psoas. Se puede notar que está recubierto por el peritoneo.  Cuando este penetra la cavidad pélvica, va a cruzar los vasos ilíacos comunes comenzando el trayecto pélvico. 

Los uréteres de los hombres y las mujeres

En el caso de los hombres, los uréteres van a ir por debajo de los conductos deferentes. En elcaso de las mujeres se hará por debajo de las arterias uterinas. Para el final, los dos uréteres van a lograr llegar  al fondo vesical donde se encuentran y atraviesan por la pared vesical, continuando un trayecto oblicuo desde arriba abajo y de afuera para adentro. Este trayecto descrito le da una explicación a la ausencia de reflujo vesicoureteral cuando se encuentra llena la vejiga y se puede definir una válvula fisiológica. 

La pared de los uréteres van a contar con tres capas. Estas son la mucosa, que a recubrir la luz el tubo. La muscular intermedia, que se compone por células musculares que son lisas y su actividad contráctil; y la serosa externa que se constituye a base de las fibras conjuntivas. 

Vejiga urinaria

La vejiga urinaria es un órgano muscular. Este es hueco y se encuentra en la cavidad pélvica. Es un reservorio de orina y tiene una capacidad de 800 mililitros, en su máximo. Aunque, en ciertas patologías podría pasarse de este volumen. 

Cuando la vejiga está vacía, esta va a tener una forma triangular. En la que su base es ancha y se encuentra hacia atrás y hacia abajo. El fundus, es el cuerpo vesical, se va a estrecar hacia delante encontrándose en su borde anterior con el borde superior de la sínfisis púbica. 

La cara superior, sobre esta se va apoyar el útero en las mujeres, es un poco cóncava, esto en caso de que no se cuente con un volumen grande de orina, esto es 700 cl aproximadamente. En este caso, la cara superior formará una cúpula que logra sobrepasar la sínfisis púbica. 

En el fundus vesical se encuentran tres orificios. Los dos ureterales se van a separar por unos cuatro a cinco centímetros. Y el orificio uretral, este es el punto de partida de la uretra. Los tres orificios van a delimitar un espacio triangular que se conoce como trígono vesical.

La capa muscular de la pares vesical se constituirá por una fuerte red de fibras musculares lisas. Además de un músculo detrusor, esto le va a permitir una contracción uniforme en el órgano. La capa muscular se reviste en su interior por una mucosa y su submucosa. 

El orificio uretral y el comienzo de la uretra se rodeará de dos esfínteres. Uno de control involutario que se formará por haces del músculo subovesical; mientras que el otro tiene un control voluntario se compondrá de fibras del músculo transverso profundo del periné que es parte del diagrama urogenital. 

En el caso de la uretra femenina, se trata de un conducto que va a ir de tres a cuatro centímetro de largo y son para conducir exclusivamente la orina. Este nace en la cara inferior de la vejiga. Va a descender a lo largo de un trayecto que es un poco cóncavo hacia adelante. Entre la sínfisis púbica por delante y en la pared vaginal por detrás, va a desembocar en el meato uretral externo de la vulva. Este se encuentra el clítoris por delante y el orificio del periné, estas partes va a constituir su esfínteres externos y es de control voluntario. 

Por otra parte, la uretra masculina cuenta con una longitud de entre 20 a 25 centímetros que se van a repartir en diferentes partes: 

La primera, uretra prostática, este es un segmento que tiene entre tres a cuatro centímetros de largo y un centímetro de diámetro. Atraviesa la próstata. 

Uretra membranosa, esta es el segundo segmento. Tiene un centímetro de longitud aproximadamente. Va atravesar el músculo transverso profundo del periné. En este caso también hablamos de un esfínter voluntario. 

El tercer segmento es la uretra esponjosa. Se encuentra a lo largo del cuerpo esponjoso del pene, incluso llegará hasta el meato uretral.

Formación de la orina en el sistema urinario

En cuanto a la formación de la orina hay que tener en cuenta que esta va a pasar por tres etapas importantes:

  • Filtración glomerular
  • Reabsorción tubular
  • Secreción tubular

La gran parte de la substancias excretadas, esto quiere decir en donde se consigue la orina definitiva. Estas van a pasar por las dos primeras. 

Filtración glomerular

Cuando hablamos de filtración glomerular hacemos referencia a la etapa en donde va a comenzar la formación de la orina. Esta trata en el paso de parte del plasma sanguíneo que va or los capilares glomerulares del riñón hacia el espacio capsular de Bowman. Para hacer esto atraviesan la membrana de filtración. Este se trata de un filtro sumamente complejo que contará con tres estructuras: la membrana basal, el endotelio fenestrado. Estos dos constituyen los capilares glomerulares y la  capa de podocitos, de la pared visceral de la cápsula de Bowman, que los está rodeando.

Otro punto a resaltar son los podocitos. Estos se tratan de células epiteliales que son modificadas, cuentan con largas prolongaciones citoplasmáticas que se conocen como pedicelos.

Las plaquetas y los hematíes leucocitos, elementos formes de la sangre, además de las proteínas plasmáticas no son capaces de atravesar la membrana de filtración. Es por eso que el filtrado, la orina inicial o primitiva que se consigue en el espacio de Bowman tiene una composición que es muy parecida a la plasma, a excepción de lo que concierne a las proteínas.

Para que exista filtración glomerular debe existir una presión sanguínea suficiente en los capilares glomerulares. Esto se va a lograr si la presión arterial sistémica resulta igual o mayor a los 60 mmHg, debido a que las cifras menores no logran producir una presión que sea capaz de forzar el paso del agua y de los solutos del plasma hasta el espacio capsular de Bowman. 

Debido a diferentes mecanismo reguladores, en donde entre otras cosas, se intervienen hormonas que se producen por el riñón, se logra que la filtración glomerular se mantenga de una forma constante entre los 80 a los 180 mmHg de presión arterial sistémica. 

Presión neta de filtración 

La presión neta de filtración o PNF permite que sea posible la filtración glomerular. Este es el resultado de las fuerzas contrapuestas por lo siguiente: presión hidrostática de la sangre en el glomérulo que va a depender de la presión arterial sistémica y favorecerá la filtración. También tenemos en este punto la presión hidrostática del filtrado en el cápsula de Bowman; y la presión coloidosmótica de la sangre glomerular. Estas dos están opuestas a la filtración. 

Se puede conseguir el valor de la PNF si se substituye los valores medio reales de las siguientes tres fuerzas. Podemos conseguir que el valor es aproximadamente 10 mmHg. 

PNF = PHSG – (PHC + PC) = 55 mm Hg – (15 mmHg + 30 mmHg) = 10 mm Hg

Reabsorción tubular

En el caso de la reabsorción tubular, esto se trata del retorno de la mayoría del filtrado al torrente sanguíneo. Las sustancias imprescindibles para el cuerpo, como lo son el agua, los aminoácidos, la glucosa, vitaminas, una parte de la urea, así como los iones K+, Ca2+, Na+, HCO3, Cl-, etc.

El fosfato va a dejar los túbulos de las nefronas para entrar en los capilares peritubulares, atravesará las paredes de las dos estructuras. El motor de la reabsorción tubular en gran medida del filtrado es el constante funcionamiento de las bombas de sodio y de potasio que se encuentran en la cara basal de las células tubulares. Los dispositivos moleculares que mencionamos van a consumir energía en forma de ATP para que se puedan transportar los dos iones en contra de su gradiente de concentración. 

Las bombas de Na+ y K+ van a crear un flujo de sodio que va desde el filtrado hasta los capilares que indirecta o directamente van a propiciar la reabsorción de todos los demás. 

La reabsorción del 99 por ciento del filtrado pasa por todo el túbulo renal, específicamente en el segmento contorneado proximal, este es de un 80 por ciento aproximadamente, esto mientras que el ajuste del volumen y la composición de la orina sea la definitiva se hace en el túbulo contorneado distal y el colector. 

Secreción tubular

La secreción tubular se trata de la transferencia de materiales desde la sangre de los capilares peritubulares, así como de las células de los túbulos renales hasta el líquido tubular. Todo con el fin de que se regula la tasa de las sustancias en el torrente sanguíneo y de desechar los desechos del cuero. Las substancias principales que se secretan son K+, NH4+, H+, creatinina y algunos fármacos como lo sería la penicilina. 

Cloruro sódico y agua por medio de la nefrona: efectos de las hormonas aldosterona y antidiurética

Justo en el glomérulo renal se lleva a cabo la filtración de toda la sal y el agua del plasma, 120 ml por minuto. En los 180 litros de filtrado que se produce a diario hay un kilo y medio de cloruro de sodio, de este solo se excretara el uno por ciento. 

Mientras, que en el túbulo contorneado proximal se va a reabsorber el 75 por ciento del sodio, por el transporte activo por medio de las bombas de sodio, potasio o ATPasa de Na+ K+, una parte igual de iones cloro le prosigue debido a la diferencia de carga 11 eléctricas que surge y el agua que le hace compañía a los dos siguiendo un gradiente osmótico.

En lo último de este segmento, el volumen que se filtró se reduce mucho, pero se mantendrá el isotónico con respecto al plasma sanguíneo. Esto supone que los dos fluidos van a presentar una similitud de sal concentrada. En la parte descendente de la asa de Henle, dandole seguimiento al segmento tubular de la nefrona.Apenas va a pasar transporte activo de Na+ y no se dará el Cl-. Sin embargo, las paredes resultan muy permeable al agua. 

La parte ascendente del asa de henle va a tener características contrapuestas a lo que describimos anteriormente. Esto quiere decir que en este caso se va a activar la reabsorción de la NaCI y mucha impermeabilidad al agua. 

La configuración del asa de Henle, es típica de las nefronas yuxtamedulares, van a producir una concentración progresiva de la orina primitiva según desciende por el asa y su posterior dilución en cuestión que recorra el tramo ascendente, de forma que la orina que està en el túbulo contorneado distal va a tener menos NaCI que el plasma sanguíneo. Este es orina hipotónica o diluida con respecto al plasma. 

Si la configuración del asa, que es curiosa, se le suma la pobre vascularización de las pirámides medulares, es por esto que estas recorren de ida y vuelta hasta la corteza, hay condiciones requeridas para que se produzca una concentración de sal mayor en el intersticio de la región. 

La salinidad elevada de la medula renal permite que se concentre la orina, cuando el cuerpo requiere el agua, esto pasará al último segmento tubular de las nefronas, el conducto colector y mientras haya hormona antidiurética o ADH en la sangre. Esta es segregada por la hipófisis posterior. 

En el túbulo contorneado distal únicamente va a pasar la reabsorción de Na+ en la presencia de Aldosterona, las dos hormonas van a intervenir para que se pueda regular de una forma exacta la excreción de sal y agua, en base a las necesidades del organismo. 

En la carencia de ADH, la pared de la porción terminal del TCD y la pared del CC completa son casi impermeable al agua, este es el caso de que haya un exceso de agua, el organismo que se compensa con la producción de mayor volumen de orina diluida o hipotónica. La falta de agua en el organismo, por otra parte, estimulará la secreción de la ADH ésta hará que el último tramo de la nefrona resulte permeable al agua. Y esta se difunde de la luz tubular hasta los capilares sanguíneos de la médula renal debido al gradiente de salinidad que será generada por el asa de Henle. El resultado de esto será un volumen de orina concentrada baja. 

¿Cuál es la función del sistema urinario?

El organismo toma las sustancias nutritivas que tienen los alimentos y convierte a estas en energía.  Cuando el organismo incorporó los componentes de los alimentos que necesita, deja los productos de desecho en la sangre y en el intestino. 

Los riñones y todo el aparato urinario permite que el cuerpo eliminen los desechos líquidos, estos se conocen como urea, y además permite que se mantenga el equilibrio de las sustancias químicas como el sodio, potasio y el agua. La urea se va a producir cuando los alimentos cuentan con proteínas (como el pollo, la carne y algunos vegetales) se degradan en el cuerpo. La urea se va a transportar por medio de la circulación sanguínea hasta los riñones, es allí donde se eliminan junto con el agua y demás desechos en forma de orina. 

También hay otras funciones de los riñones que son importantes, estas van a incluir el control de la presión de la sangre y producción de eritropoyetina, esta controla la producción de los glóbulos rojos en la médula ósea. Igualmente estos van a regular el equilibrio de los ácidos y que se conserven los fluidos. 

Dos riñones

Este par de órganos son de un color oscuro que es entre el morado y el marrón. Se va a conseguir  por debajo de las costillas y hacia el centro de la espalda. La función de estos es que se eliminen los desechos líquidos presentes en la sangre en forma de orina. Logra mantener un equilibrio que es estable de sales y demás sustancias en la sangre. Produce eritropoyetina, esta hormona es esencial para que se formen los glóbulos rojos. 

Los riñones van a eliminar la urea de la sangre por medio de unas unidades de filtración muy pequeñas que se conocen como nefronas. Cada una de estas nefronas van a consistir en una bola que se forma por capilares diminutos que se conocen cmomo glomérulos y por un pequeño tubo que se conocerá como túbulo renal. 

La urea, en conjunto con el agua y otras sustancias de desecho, van a formar a la orina cuando esta pasa por las nefronas y baja por los túbulos renales. 

Dos uréteres

Estos son dos tubos estrechos que se encargan de llevar la orina de los riñones hasta la vejiga. Los músculos de las paredes de los uréteres se van a contraer y relajar de forma continua para de esta forma forzar a la orina hacia abajo, alejándolo de los riñones. Cuando la orina se acumula o se mantiene detenida, puede darse paso a una infección de riñón. Cada 10 o 15 segundos, aproximadamente, los uréteres van a vaciar pequeñas cantidades de orina en la vejiga.

Vejiga

Este es un órgano hueco que tiene una forma triangular, se encuentra en el abdomen inferior. Se sostiene por medio de ligamentos que están unidos a otros órganos, así como a los huesos de la pelvis.

Las paredes de la vejiga se dilatan y relajan para que se acumule la orina. Mientras que para vaciar por medio de la uretra se aplanan y se contraen. La típica vejiga del adulto sano es capaz de almacenar hasta dos tazas de orina durante dos y cinco horas.

Dos músculos del esfínter

Estos son los músculos circulares que van ayudar a que la orina no gotee debido a que se cierra herméticamente como una cinta de goma que está rodeando el orificio de la vejiga.

Nervios de la vejiga

Los nervios de la vejiga son los que le avisan a las personas cuando es momento de orinar o de vaciar la vejiga. 

Uretra

Este tubo la a permitir al cuerpo que expulse la orina. El cerebro se encarga de enviar señales a los músculos de la vejiga para que este se contraiga y expulse finalmente la orina. Simultáneamente, el cerebro enviará señales a los músculos del esfínter para que se puedan relajar y se permita la salida de la orina de la vejiga por medio de la uretra. Cuando todas estas señales se dan en el orden correcto, la persona puede orinar normalmente. 

¿Cómo funciona el sistema urinario?

El sistema urinario se compone por un grupo de órganos que son los responsables tanto de producir como de eliminar la orina. Estos órganos, por su parte, cuentan con una función distinta que tienen como objetivo eliminar las sustancias que son tóxicas y se encuentra en el organismo. Así como también regular la eliminación y la absorción de los líquidos del organismo. 

  • Riñones: este órgano tiene como función la depuración de la sangre y la producción de orina. 
  • Uréteres: son los conductos capaces de llevar la orina desde los riñones hasta la vejiga. 
  • Vejiga: en el caso de este órgano, es quien se encarga del almacenamiento de la orina. Va a estar rodeado de una capa muscula que se puede contraer cuando se busca vaciar su contenido. 
  • Uretra: este es el conducto por el cual se expulsa la orina hacia el exterior. 
  • Esfínteres: estos son los músculos que van a rodear a la uretra. Hay esfínteres externos e internos, son los responsables principales de la continencia. 

En el caso del suelo pélvico, este se trata de, un grupo de ligamentos y músculos que cierran el suelo del abdomen y hace posible que se mantenga en una posición correcta y en suspensión del útero, vejiga y el recto en contra de la fuerza de gravedad. Se limita por las pelvis, los muslos y nalgas. Se puede ubicar el suelo pélvico en las salidas naturales de la vagina, uretra y recto. 

¿Cuáles son las funciones renales  del sistema urinario?

  • Primera función: filtrar y eliminar sustancias por medio de la orina. Estas si fueran retenidas son capaces de producir efectos no deseados. 
  • Segunda función: concentrar o diluir el orine. Esto se hace para mantener la cantidad de agua que requiere el cuerpo para que pueda funcionar. 
  • Tercera función: reabsorbe y elimina los minerales, es decir el potasio, sodio, calcio, magnesio, fósforo, etc. Estos son requeridos para que se puedan desarrollar las actividades diarias.  
  • Cuarta función: producir hormonas, como por ejemplo la eritropoyetina, que es esencial para que se produzcan los glóbulos rojos en la médula ósea, de forma que se evita la anemia.
  • Quinta función: activa la vitamina D, para que se pueda provocar la absorción intestinal del calcio y su depósito en el hueso, aminorando el riesgo de fracturas debido a un aumento de la consistencia.

¿Qué órganos conforman el sistema urinario?

Riñones

Los riñones son órganos que se encargan de formar a la orina. Estos tienen una forma de haba o frijol, se encuentra la parte posterior del abdomen, por la pared. Uno de cada lado de la columna vertebral. Puede pesar aproximadamente 150 gramos. Mide 12 centímetros de largo, 6 de ancho y 3 de espesor. 

Cada uno de los riñones va a recibir irrigación sanguínea de una arteria renal que se va a dividir seguidamente hasta que se formen los capilares. La sangre que está detoxificada va a salir del riñón por medio de la vena renal. 

Estructura del riñón

Al cortar un riñón desde la parte de arriba hasta abajo se puede detallar varias estructuras, como las siguientes:

Cápsula renal

Esta es la membrana o capa externa que va a recubrir el riñón.

Corteza renal

Es la zona más externa, con color rojo oscuro y tienen un aspecto granulado.

Médula renal

Se trata de la parte interna. Se va a dividir entre 10 a 18 partes que se conocen como pirámides renales o de Malpighi.

Pirámide renal

Es una estructura con forma de cono, su base se dirige a la corteza y la papila o vértice apunta hacia el centro del riñón dentro del cáliz renal. 

Pelvis renal

En este caso se trata de una zona donde se van a concentrar los cálices y se comunican con el uréter. Cuenta con una forma de embudo por lo que se le llama receptáculo infundibuliforme. 

¿Qué órganos conforman el sistema urinario del hombre?

El sistema urinario masculino cuenta con los riñones, uréteres, la vejiga y la uretra. Este es el encargado de la supresión de los desechos del cuerpo por medio de la orina. Los riñones se ubican hacia la espalda, en la parte alta del abdomen. Produce orina cuando se filtran los desechos y líquidos presentes en la sangre. La orina va a pasar por los uréteres hasta la vejiga, donde se guardará hasta que sea el momento de eliminarlo. 

¿Qué órganos conforman el sistema urinario de la mujer? 

En el caso de la mujer, el sistema urinario estará compuesto por los riñones, los uréteres,la vejiga y la uretra. Es decir, los mismo órganos que los hombres. La clave diferencial será que en los hombres los uréteres van ir por un camino diferente, por el que irá en las mujeres. 

Los riñones estarán hacia la espalda, en la parte alta del abdomen, donde se producirá la orina luego de que se filtren los líquidos y desechos de la sangre. La orina va a ir desde los uréteres hasta la vejiga, lugar donde se acumula hasta que pueda ser desechado.

Las funciones del riñón en el sistema urinario

El riñon es, sin duda, uno de los órganos indispensables que tiene el ser humano. Todo debido a que se encarga de las siguientes tareas:

  • Regula la concentración de los solutos en el líquido extracelular.
  • Ajusta el volumen de los líquidos corporales.
  • Excreta los productos de desecho metabólico y las sustancias extrañas.
  • Produce y secreta eritropoyetina, que es una hormona que produce los glóbulos rojos. 
  • Origina y secreta renina, que es una hormona que puede regular la presión arterial. 
  • Regula la producción de la vitamina D. 

Uréter

Este es un conductor muscular que va a salir por el riñón y baja hasta donde se ubica la vejiga. Su forma es de cilindro, tiene entre 26 a 30 centímetros de largo y de 5 a 6 milímetros de diámetros. Va a presentar cuatro porciones: 

  • Abdominal o lumbar: esta porción abarcará los primeros 9 a 11 centímetros.
  • Ilíaca: llega a medir entre tres y cuatro centímetros.
  • Pelviana: esta porción tiene enetre 13 y 14 centímetros.
  • Vesical: esta última porción se conecta con la vejiga, es de 10 a 15 milímetros.

Vejiga

Este es un órgano muscular elástico que puede servir de receptor y para almacenar la orina del uréter. Se va a encontrar en la pelvis, específicamente detrás del pubis, y su forma es ovoide o globosa, todo dependerá si está vacía o llena. En cuanto a sus dimensiones, son estas: entre 11 a 12 centímetros de diámetro vertical, es decir que va de arriba hacia abajo. De ocho a nueve centímetros de diámetro transversal, es decir que va de izquierda a derecha; y de seis a siete centímetro de diámetro anteroposterior, lo que implica que van desde adelante hacia atrás. 

La capacidad promedio de la vejiga será la cantidad que hay cuando se tiene necesidad de orinar. Esta puede estar entre los 150 a los 250 gramos. En cuanto a la capacidad fisiológica máxima que se puede contener cuando el esfínter no puede más contra la reacción de las paredes que necesitan expulsar, es de 300 a 350 gramos. 

Uretra

Se trata del conductor por el que se orina, después de cierto tiempo en el que se almacenó en la vejiga, se expulsa hacia el exterior. 

Sistema urinario masculino: en este caso la uretra es un conducto largo, que va desde los 14 a los 20 centímetros, que se extenderá desde la vejiga hasta la extremidad del pene. Este servirá para la evacuación de la orina y de la esperma. Una parte de la uretra se encontrará en la pelvis y otra estará fuera de esta. 

El sistema urinario femenino: Este mide 3,5 centímetros de largo por siete milímetros de diámetro. El orificio interior o también conocido como meato, se encuentra por delante de la entrada vaginal. 

Enfermedades que afectan al sistema urinario

Cuando hablamos de las enfermedades de los riñones, hay que tener en cuenta que estas se encuentran en las principales causas de mortalidad y de discapacidad en el mundo. Entre estas podríamos identificarlas en los siguientes grupos:

Falla renal aguda

En este caso, los riñones van a detener su funcionamiento de una forma abrupta, sin embargo podrían recuperarse con el tiempo. 

Falla renal crónica

Esto pasa cuando los riñones dejan de funcionar de forma progresiva. No hay posibilidad alguna de una recuperación. 

Falla renal aguda por glomerulonefritis

Al hablar de la glomerulonefritis aguda, debemos tener en cuenta que esta es causa por reacciones inmunológicas anormales que dañarán a los glomérulos. Esto pasa de una a tres semanas después de que aparece una infección en el cuerpo, generalmente por estreptococos. 

Falla renal crónica

Cuando hablamos de este tipo de falla hay que decir que una de las causas más importante que van a producirla, es la diabetes, obesidad, enfermedades inmunológicas, ateroesclerosis, toxinas y enfermedades infecciosas. Cuando los nefrones dejan de funcionar del 75 al 80 por ciento, la enfermedad renal se encuentra en una etapa terminal. 

Infecciones del tracto urinario

Las infecciones que aparecen en el tracto urinario son causadas por las bacterias y los hongos, principalmente. En menor proporción lo causarán los parásitos y virus. Entre las infecciones se encuentran:

  • Pielonefritis: se trata de una infección del riñon.
  • Cistitis: se refiere a una infección de la vejiga.
  • Uretritis: esta es una infección de la uretra.
  • Cálculos renales

Las piedras o los cálculos renales son en realidad partículas sólidas que se encuentran en el sistema urinario. Pueden causar dolores fuertes, así como fiebre y nauseas. Alrededor del 85 por ciento de los cálculos se van a componer de oxalato de calcio, el resto de su composición será de ácido úrico, magnesio, fosfato, amonio o cistina. 

¿Cuál es el tratamiento de la falla renal por diálisis?

La falla renal, independientemente si es aguda o crónica, representa una amenaza para la vida de cualquier persona. Esta es una acumulación de desechos tóxicos y debido a la alteración en la composición y el volumen de fluidos corporales. Al dejar de funcionar los riñones, se pueden volver a restablecer la normalidad de estos por medio de una diálisis o un trasplante renal. 

Al hablar de la diálisis, debemos saber que el principio básico de esta es pasar la sangre por medio de los canales diminutos por una membrana, del otro lado estará un fluido o líquido dializante. La sangre va a salir por la vena y entra en el dializador para luego regresar a la misma vena. El proceso de la hemodiálisis se puede usar entre cuatro a seis horas diarias, durante tres días semanalmente. Todo depende de la recomendación médica, según sea el caso. 

Diuréticos

En este caso, el diurético es una sustancia que buscará incrementar la tasa de la producción de orina. La mayoría de los diuréticos actuarán aminorando la reabsorción de solutos en los túbulos, por lo que logran arrastrar el agua, por lo que aumenta el volumen de la orina. 

Unidad funcional del sistema excretor: nefrón

Estructura del nefrón

Como comentamos antes, la unidad funcional del riñón va a estar conformado por el nefrón y los túbulos colectores. Cada uno de los nefrones iniciará con un extremo ciego ensanchado, donde se va a formar un entramado de vasos capilares diminutos. Esta estructura pequeña que tiene una estructura redondeada, a la que se llama corpúsculo renal, se conseguirá en su mayoría en la corteza renal. 

El corpúsculo renal va a seguir por un tubo con partes rectas y curvas intercaladas. La primera parte de este tubo recibirá el nombre de túbulo proximal y la última de esta se llamará túbulo distal. La parte más recta del túbulo proximal y del túbulo distal van a conformar el asa de Henle, que se conseguirá en la médula renal.

¿Cómo se forma la orina?

La orina se va a formar en el nefrón y va a implicar tres procesos. Entre ellos está la filtración glomerular, la reabsorción tubular y la secreción tubular. 

Filtración glomerular

Este proceso de filtración en el glomérulo, la sangre que proviene de la arteriola aferente pasa por algo que podríamos comparar con un colador y este va a filtrar el plasma y los pequeños solutos al espacio de la capsula de Bowman. La sangre que fue filtrada saldrá por la arteriola eferente. 

Las sustancias que se filtran por la pared capilar, el filtrado glomerular, se conformará por los residuos metabólicos, como pequeños nutrientes, urea, glucosa, aminoácidos, iones y líquido del plasma. Las células de la sangre y la proteína plasmáticas no van a pasar el filtrado debido a su tamaño grande. 

Reabsorción tubular

Los túbulos que le siguen al corpúsculo renal, es allí donde se va a producir la absorción de las moléculas importantes que son filtradas, como lo son las vitaminas, glucosa, aminoácidos, parte de agua e iones. Las moléculas se van a devolver a la sangre por el mecanismo activo de transporte, igualmente por el pasivo por medio de las paredes de los túbulos renales. 

Cerca del 80 por ciento de la reabsorción que se da en el túbulo contorneado proximal, donde las células van a presentar diversas microvellosidades, que incrementará la superficie de contacto. 

Secreción tubular

Ciertas sustancias de desecho van a ser filtradas en el glomérulo, más bien son secretada en el túbulo distal. Las sustancias principales son:

  • Potasio
  • Protones
  • Urea
  • Amoniaco
  • Ión amonio
  • Creatinina
  • Ácido úrico
  • Fármacos 
  • Otras sustancias tóxicas

El transporte de la orina

Después de los procesos de filtrado, reabsorción y secreción. El líquido que se formó va a pasar por los tubos colectores como la orina. El recorrido de esta orina desde los tubos colectores hasta la vejiga será el siguiente:

Tubo colector, luego cálix renal, después la pelvis renal, lo siguiente será el uréter y la vejiga. 

Datos sobre la orina

Las personas adultas van a eliminar un litro y medio de orina por día, aproximadamente, esto dependerá del consumo de alimentos y líquidos que se tenga. 

El volumen de la orina que puede acumularse durante la noche es la mitad aproximadamente de lo que se acumula durante el día. 

La orina normal va a contener fluidos, sales y productos de desechos. Estos son estériles, debido a que están libres de virus, hongos y bacterias. 

Los tejidos de la vejiga se encuentran aislados de la orina, así como de las sustancias tóxicas. Esto pasa por medio de una capa que no va a permitir que las bacterias se adhieran y puedan crecer en las paredes de la vejiga.

¿Cómo se puede cuidar el sistema urinario?

El funcionamiento óptimo del sistema urinario es esencial para que se pueda mantener una buena salud.  Como te lo comentamos a lo largo de este artículo, los órganos que hacen parte del sistema urinario, se van a encargar de filtrar la sangre del organismo al menos 60 veces al día. Es debido a su trabajo que se eliminan las sustancias de desecho y toxinas, lo que va a permitir que se tenga una sangre limpia y así poder vivir sin tener problemas de salud. 

Si se quiere cuidar el sistema urinario sano y se puedan evitar cualquier complicación como la cistitis, cálculos renales y la incontinencia, esto es lo que debes tener en cuenta: 

Hidratación

Es esencial beber al menos dos litros de agua diariamente. Tener una buena hidratación puede evitar el exceso de concentración de sustancias de desechos en la sangre, esto es algo que puede provocar la aparición de los cálculos renales. El líquido hace posible que el sistema urinario esté en un constante funcionamiento. 

Evita los alimentos ricos en ácido úrico y sal

Las vísceras y los mariscos tiene una concentración alta de ácido úrico, esto hace que el riñón tenga que trabajar aún más para que se puedan depurar las sustancias que dejan en la sangre. 

Medicamentos y alcohol

El consumo de medicamentos y de alcohol también va a contribuir a que se aumenten las sustancias de desechos que se almacenan en el organismo. Estos elementos tóxico van a contribuir a que se retengan los líquidos, por lo que eso significa a que se tenga una secreción de orina y sudor correcta.  

Actividad física

Siempre será bueno poder moverse y sudar. Para el sistema urinario el deporte también va a ser valorado. Al poner el cuerpo en movimiento, se suda y por medio de este se está ayudando a eliminar las toxinas. 

chica corriendo en parque

No contengas la orina

Contener durante mucho tiempo la orina en la vejiga puede causar que el organismo entre durante más tiempo en contacto con las sustancias tóxicas. Esto va a derivar en problemas de cistitis e infecciones. 

Relájate

De tener ganas de orinar, es clave que te tomes el tiempo que necesites. No vayas al baño cuando tengas mucha prisa, debes centrarte en lo que estás haciendo. Por eso lo recomendable es que dejes a un lado el teléfono, usa tus redes sociales para otra ocasión.

No hagas fuerza

Hay personas que no saben cómo orinar de una forma correcta, por lo que cuando sienten la necesidad de ir al baño, van a tender a hacer fuerza para poder expulsar la orina. Esto es algo erróneo. Como se dijo anteriormente, lo que hay que hacer es relajarse y dejar que la misma musculatura de la vejiga se pueda contraer de forma involuntaria. 

No detengas la orina

Este es un mal hábito, cortar la orina. Ya que se comenzó la micción, debe dejar que el chorro pueda fluir hasta el final. Detener o cortar la orina es una práctica altera la función normal que tiene la vejiga y va a aumentar el riesgo que se tiene de infección. 

Orina sentado

En caso de que seas hombre y tengas las costumbres de orinar de pie, debes saber que si eliges hacerlo sentado vas a estar mucho más relajado y de esta forma podrás contribuir a que se elimine la orina de una forma más completa de la vejiga. Este hábito ayudará a que se eviten problemas de próstata. Igualmente, no vas a manchar la taza del inodoro.

De pensar que estás sufriendo algún tipo de problema en el sistema urinario, y al sentir molestias por orinar, puedes tener síntomas de urgencia miccional o incontinencia, es necesario ir al centro de salud para que un especialista te trate este problema que se relaciona al sistema urinario. 

Alimentación

Consumir una buena cantidad de líquido, igualmente que los alimentos que son hidratantes van ayudar a que se obtenga una circulación del líquido en el organismo. Poder beber de seis a ocho vasos de agua diariamente, por ejemplo, va a permitir que el sistema funcione constantemente. Esto puede ayudar de la misma forma a las personas que sufren de estreñimiento. 

Ciertos alimentos pueden irritar a la vejiga para algunas personas. Entre estos vamos a conseguir las preparaciones que están muy condimentadas, además del tomate, cítricos y bebidas gaseosas. En el caso de las bebidas alcohólicas también son irritantes, además de que van a incentivan la incontinencia urinaria. 

Higiene

Es esencial que se mantenga la parte externa del sistema urinario limpio, lavar con cuidado y se logre mantener los genitales higienizados para que se eviten en gran forma distintas infecciones. Por lo que se debe procurar orinar en sitios conocidos y limpios. Vaciar la vejiga es totalmente necesario para que se puedan evitar futuros dolores, para esto es necesario tomarse todo el tiempo que se requiera y sentirse cómodo en el lugar en el que se está haciendo. 

Recomendaciones 

Antes de dormir es mejor que se reduzca el consumo de los líquidos, de esta forma no se necesitará ir al baño a media noche, tampoco se forzará a que la vejiga tenga que esperar hasta el día siguiente para liberar el líquido. 

La ropa que sea muy apretada va a fomentar las infecciones urogenitales, por lo que se debe mantener ropa cómoda y aseada, esto es muy importante. En caso de que se sufra de incontinencia, bajar de peso en muchas oportunidades van ayudar a que se disminuyan estas pérdidas o se puede inclusive cuidar. 

Momento de cuidar el sistema urinario

No se debe esperar hasta que aparezca algún mal en el sistema urinario para que se vaya al médico, revisarse periódicamente para que se detecten anomalías a tiempo y se pueda hacer una consulta ante cualquier inquietud que se tenga para de esta forma detectar enfermedades a tiempo.

Limpiar el sistema urinario

Cuando se orina, la vejiga va a expulsar todo lo que el organismo no requiere, de esta forma mantiene el balance de hormonas, así como de concentraciones de electrolitos, entre otros. También por medio de este se eliminan los desechos y las toxinas. Esto impedirá que el aparato renal se llene de agentes patógenos que después causarán infecciones, hiperactividad, incontinencia urinaria y otros problemas de salud. 

Para que se puedan evitar infecciones, y un mal funcionamiento, en general, del aparato renal, las personas deben preocuparse por mejorar diferentes hábitos de vida. La más importante de estas, es la hidratación

Para poder lograr una hidratación se debe buscar ingerir bebidas que hagan posible que se pueda mantener una frecuencia saludable de micción. Con esta ingesta no solo se considerará la hidratación, sino también que los órganos que hemos mencionado puedan funcionar apropiadamente y se estimule igualmente su limpieza. 

Claves para limpiar la vejiga

Se debe tener en cuenta una serie de buenos hábitos que van a impactar positivamente a la salud. No únicamente en el consumo de una bebido, como podría ser un jugo, licuado o té. 

Para que se pueda limpiar la vejiga de una forma completamente natural, se pueden aplicar distintos trucos que en realidad son muy sencillos, entre ellos podemos encontrar a los siguientes:

Beber agua

Consumir diariamente agua es importante para que el organismo se pueda mantener saludable. No únicamente las vías urinarias. Este líquido es sumamente clave, para que se conservar una producción adecuada de la orina y se puedan controlar los procesos inflamatorios que evitarían enfermedades como la cistitis. 

El objetivo no es que se beba el agua de forma obligatoria en cantidades grandes, pero sí es necesario beber una cantidad suficiente a diario para estar saludable. No conviene tomar cantidades excesivas debido a que se puede sobrecargar la vejiga y se dificulta el funcionamiento. 

En caso de te cueste tomar agua, se puede comenzar por incorporar aguas saborizadas, así como bebidas frutales naturales a la dieta.

beber bastante agua

Jugo de arándanos con limón

El jugo de arándonos es considerado uno de los remedios caseros que más se recomienda para que se pueda limpiar las vías urinarias y la vejiga de una infección. Como es una bebida que se hace con frutos ricos en vitamina C y antioxidantes, es considerado una gran ayuda para esta limpieza. 

Todo debido a que actúa como un depurativo y diurético, se considera que cuando se toma en ayunas se fortalecen las paredes de vejiga, disminuyendo la inflamación y la prevención de la acumulación de los depósitos de calcio. 

Ciertos estudios señalan el potencial que tiene el arándano, por ejemplo, es capaz de prevenir la adhesión de las bacterias en el aparato urinario. Pero, no hay muchas evidencia para que se pueda afirmar que consumir este fruto van ayudar en el tratamiento de una enfermedad como la E. coli

Ten en cuenta que este es un remedio casero y natural debido a su fuente de antioxidantes, esto se recomienda para mantenerse hidratado. Para poder hacerlo se requiere:

Ingredientes

  • Media taza de arándonos frescos, aproximadamente 60 gramos. 
  • Un cuarto de limón en jugo
  • Un vaso de agua, aproximadamente 250 mililitros 

Forma de preparación

Limpia los arándanos y llévalos a la licuadora. Agrega el jugo de limón y el vaso de agua. Ya que tienes todo en la licuadora es hora de batirlos en una velocidad rápida, hasta que se pueda conseguir una mezcla homogénea. Una vez listo puedes pasarlo por un colador fino. Puedes consumir este jugo hasta dos veces al día. 

jugo de arandanos con limon

Infusión de diente de león

Debido a sus propiedades diuréticas, el diente de león es un remedio casero sumamente útil para que se pueda mantener una buena salud del aparato renal. Para poder hacer esta infusión vas a necesitar lo siguiente: 

Ingredientes

  • Dos cucharadas de diente de león, aproximadamente 20 gramos. 
  • Miel, esto es opcional para endulzar.

Cómo prepararlo

Añade el diente de león en un vaso de agua hirviendo. Luego tápalo y deja que repose por 15 minutos. Después de este tiempo, se le puede agregar la miel en caso de necesitarla y consumir la infusión con moderación. 

Sandía

Debido a su contenido alto en agua, se sabe que esta fruta como otras parecidas (melón, pomelo y piña) es buena para que se pueda mantener el aparato urinario limpio, así como libre de agentes patógenos.

Se sabe que consumir regularmente esta fruta ayuda a que se limpie al organismo de las toxinas, todo por medio de la orina.  

Licuado para limpiar la vejiga

Un licuado que tenga ingredientes rico en potasio, como otros nutrientes, pueden ser de gran ayuda para que se mantenga una buena salud de riñones y vejiga. 

Se puede tomar como parte del desayuno o como una merienda para que los procesos digestivos mejoren, así como se estimule la eliminación de las toxinas y se haga una limpieza de la vejiga.

Ingredientes

  • Una manzana verde
  • Una o dos ramas de apio
  • 250 mililitros de agua, o un vaso. 
  • Dos cucharadas de perejil, alrededor de los 20 gramos. 

Forma de preparación

Lo primero que debes hacer es lavar cada uno de los ingredientes y desechar las semillas de la manzana. Puedes conservar la piel, no hace falta que la quites. El resto de los ingredientes puedes cortarlos en rodajas para que sea más fácil de licuar. Después de esto procesa todo en la licuadora por unos minutos, hasta que tengas una bebida sin grumos y homogénea. Ya que tienes esto, el batido está listo para servir. 

Siempre evita

Para que puedas mantener tu vejiga sana es importante que siempre tengas buenos hábitos. Evita cualquier exceso de todo lo que se relacione con la sal, cafeína, azúcar, bebidas gaseosas y la carne roja. Esto debido a que promueve a que se retengan los líquidos y haya una inflamación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *