Mostrando el único resultado

Mostrar barra lateral

Seguramente has escuchado muchas veces las recomendaciones de médicos, nutricionistas, entrenadores y de personas que consumen aceite de oliva y recuerdas vagamente algunas de sus importantes propiedades. Hoy en Vida Organic te hablaremos de este aceite y de todos los beneficios que tiene para las personas.

Se podría decir, que el aceite de oliva es uno de los más conocidos en todo el mundo y uno de los más usados para lograr tener una vida llena de salud. Son infinidades de platillos que pueden realizarse con este aceite y una cantidad extensa de tratamientos que también pueden realizarse para no solo tratarnos desde adentro sino, cuidarnos por fuera.

El aceite de oliva es muy bondadoso en cuanto a propiedades, pero existen muchos tipos y debes tener cuidado al momento de elegir el que vayas a consumir. En todo caso, así elijas uno que sea menos virgen, de igual modo seguirá aportando beneficios, aunque en menor proporción de los que te podría dar un aceite de oliva extra virgen.

Este aceite de oliva es un derivado del fruto de las plantas de olivo. Estas aceitunas provenientes de la planta de los olivos, en muchas ocasiones son denominadas unas verduras, pero no, son frutas. Estas pequeñas aceitunas son consideradas un superalimento ya que posee muchísimos nutrientes y es ideal para la salud. Es rica en grasas monoinsaturadas, por lo cual, se considera una excelente opción para reemplazar otros aceites en las comidas.

 El aceite de oliva es muy valorado hoy en día, es por eso que los estantes en supermercados están llenos de diferentes tipos de aceites del fruto del olivo, pero es necesario saber muy bien cuales son cada una de sus características para que puedas elegir el adecuado.

Es probable que siempre veas una gran variedad en cuanto a precios en los productos de aceite de oliva, y te preguntarás cuál es la razón de ser. Pues todos los aceites de oliva son diferentes y depende de su productor el tipo de procesos que se realiza para la extracción del aceite. Podrás encontrar vírgenes, extra vírgenes, refinados, etc. Son muchos los tipos, pero más adelante te contaremos a detalle cada una de sus características para que aprendas a detectar cuál es la mejor opción para ti.

¿Qué es el aceite de oliva?

El aceite de oliva es un alimento rico en grasas saludables que es extraído de los aceitunos presentes en las plantas de olivos. La mayor producción en aceites de oliva está en los países europeos como España, Italia y Grecia, esto se debe a que los orígenes del aceite de oliva sucedieron en el mediterráneo y no es casualidad que sea en la cocina mediterránea donde más se consume este aceite.

El aceite de oliva además, es uno de los más usados en la cocina, pues es realmente saludable y proporciona beneficios que muchas personas necesitan para tener una vida saludable. Entre ellos está que es rico es grasas monoinsaturadas, lo cual es ideal para bajar los niveles de LDL o colesterol malo. Además, es rico en omega 9, lo que reduce los problemas relacionados con la presión arterial y aumenta la salud del corazón.

¿Para qué sirve el aceite de oliva?

El aceite de oliva, al igual que muchos otros aceites sirve para una gran variedad de cosas. Principalmente sirve para la cocina, de hecho, incluir el aceite de oliva en tu cocina no solo te proporcionará un estilo de vida más saludable, sino que le dará a tus platillos un sabor diferente. Generalmente se usa en los aderezos de ensaladas, para marinar carnes y para freírlas, aunque nunca se usa en demasiadas cantidades en esta última modalidad.

También es usado como un buen sustituto de la mantequilla y es ideal para los panes o como parte de los ingredientes para hacer distintas salsas como la mayonesa.

Acompañado de una dieta balanceada, el aceite de oliva sirve para mejorar la salud en las personas, pues sus componentes ayudan a reducir considerablemente los niveles de colesterol dañino en el cuerpo. También sirve como tratamiento para mejorar problemas relacionados con el estreñimiento, ya que agiliza el tránsito intestinal. Puedes usarlo además, como un protector gástrico y en algunos estudios se ha evidenciado que puede prevenir algunos tipos de cáncer.

El aceite de oliva no solo sirve para ser consumido en las comidas y para aportar beneficios en torno a la salud, pues en la cosmética también suele ser utilizado, ya que aporta grandes beneficios a la belleza en general, pues es un potente hidratante y es muy usado en productos para el cabello como champús y mascarillas y en cremas para la piel. También es efectivo para tratar quemaduras, ya que además de hidratar y cuidar la zona, puede evitar las infecciones.

Puede servir además como lubricante para algunas piezas como bisagras o engranajes. También es un protector en los procesos de oxidación, por lo que muchas veces es usado para limpiar piezas de metal. En la antigüedad era usado como un combustible en las lámparas, pero en este caso usaban uno que lo denominaban lampante que era el de peor calidad.

Beneficios del aceite de oliva

Los beneficios que proporciona el aceite de oliva son inmensos, principalmente en dietas ideadas para aumentar la salud y favorecer los órganos del cuerpo. De hecho, existe una dieta llamada mediterránea, la cual es rica en ácidos grasos beneficiosos para el cuerpo y en ella se incluye el aceite de oliva como pieza fundamental. Veamos a detalle cuales son los beneficios más destacados del aceite de oliva.

Salud para el corazón

Las grasas saludables presentes en el aceite de oliva están relacionadas con la reducción del colesterol malo en el cuerpo y, por lo tanto, se reducen los riesgos de enfermedades cardiacas. Además, también disminuye la presión arterial en personas hipertensas.

Gracias a la presencia de polifenoles, que son poderosos antioxidantes, el consumo de aceite de oliva puede hacer disminuir las inflamaciones presentes dentro del cuerpo.

Bajar de peso

El consumo de grasas saludables contribuirán a la pérdida de peso, esto se debe a que el aporte de grasas ideal proporciona energías suficientes para cumplir con entrenamientos para reducir el peso y además, al bajar los niveles de colesterol y triglicéridos también se reducen las posibilidades de acumulación de grasas en órganos y en el cuerpo en general.

Cerebro sano

La capacidad cognitiva y la salud de tu cerebro aumentará si consumes frecuentemente aceite de oliva. El cerebro está compuesto principalmente por ácidos grasos y por lo tanto, alimentos tan saludables como el aceite de oliva son considerados esenciales para mantener la salud del cerebro.

Además, está demostrado que las grasas monoinsaturadas previenen los riesgos de depresión, por lo cual, el aceite de oliva es un gran aliado si se quiere tener una vida tranquila y con buen estado de ánimo.

Reduce los niveles de azúcar en la sangre

El aceite de oliva te ayudará a nivelar del mismo modo, los niveles de azúcar en la sangre, por lo que habrá muy pocas posibilidades de sufrir de diabetes si incluyes en tu dieta este maravilloso alimento.

El aceite de oliva también es rico en vitamina E, por lo que suele ser utilizado en tratamientos de belleza para la piel y el cabello. Para aumentar las posibilidades de nutrición, generalmente se mezcla con otros productos que ayudarán a nutrir la piel o el cabello.

Propiedades del aceite de oliva

Las propiedades del aceite de oliva pueden variar dependiendo del lugar donde sea cultivado, del clima, del proceso de cosecha, de la extracción del aceite. Generalmente, una de las propiedades más relevantes del aceite de oliva es la cantidad de ácidos grasos monoinsaturados que posee, que son altamente saludables.

Las propiedades monoinsaturada de los aceites son consideradas las más sanas para el cuerpo, además el aceite de oliva también tiene omega 3 y 6, lo que lo hace aún mucho más saludable. Una cucharada de este aceite tiene un aproximado de 120 calorías, lo mejor, es que no son calorías vacías y no contienen azucares o carbohidratos.

En esta misma cucharada de aceite de oliva te encontrarás otras propiedades como vitamina E, vitamina K, hierro, calcio y 14 gramos de grasas, de las cuales, 9,8 son monoinsaturadas.

Características del aceite de oliva

Las características del aceite de oliva pueden cambiar dependiendo de su proceso de creación, generalmente tienen un color verdoso, que en algunas ocasiones suele ser más claro u oscuro, tomando en cuenta el tipo de aceite de oliva. Tiene un olor y sabor un poco fuertes y esto también variará con respecto al tipo. Su olor se acentúa cuando es sometido a altas temperaturas.

Tipos de aceite de oliva

A continuación te nombraremos varios tipos de aceites de oliva que podrás conseguir en los supermercados. Hay que destacar que todas las opciones son válidas, pero los tipos de aceite de oliva extra virgen son los que poseen mejores propiedades y los que contribuirán a mejorar tu salud.

Aceite de oliva extra virgen

Si quieres conocer y disfrutar de todos los atributos del aceite de oliva, la mejor opción es que adquieras el extra virgen. Este es uno de los más conocidos y valiosos, pues la extracción del aceite se hace sin implementar calor para ayudar al proceso, sino que se realiza al frio, por lo que extraer todo el aceite de esta manera es realmente complicado.

Puede que por esta razón sea el tipo de aceite de oliva más costoso, pero además hay que agregarle que contiene todas sus propiedades casi intactas, a diferencia de otros aceites extraídos por medio de otras técnicas. De hecho, los aceites extra vírgenes suelen tener una etiqueta donde aclaran que son prensados en frio.

Los especialistas recomiendan que el tiempo que debería tener el aceite debe ser de menos de seis meses, es decir, que esté fresco al momento de consumirlo, ya que mientras más fresco más propiedades posee, por lo tanto, los aceites de oliva extra virgen no deben tener demasiado tiempo en un anaquel de supermercado.

El color de este tipo de aceite se asemeja al verde del bosque. El sabor del aceite de oliva extra virgen puede ser un poco picante y con una textura mantecosa y muy suave. Puede que en ocasiones recuerde a los sabores cítricos del limón, a la pimienta o a las hierbas. Según los especialistas, este tipo de aceite es el más saludable, ya que contiene un gran contenido en antioxidantes polifenoles, que le da a este aceite una propiedad antiinflamatoria.

Para que el aceite de oliva extra virgen sea certificado debe tener los siguientes componentes: el prensado inicial debe ser de aceitunas recién cosechadas, normalmente se extrae el aceite antes de que pase un día de su cosecha. Los niveles de ácidos grasos libres deben ser inferiores a 0,8%. La extracción debe realizarse de manera orgánica, es decir, que no se usó ningún tipo de implemento mecánico para el proceso. Además, la temperatura al realizarlo debe ser menos a 28 grados.

Para que el aceite de oliva extra virgen mantenga su sabor, debe ser refrigerado a temperatura ambiente y debe estar en una despensa para que no reciba demasiada luz ni aire.

Aceite de oliva virgen

Este aceite de oliva es junto al anterior, las mejores opciones que podrás encontrar en el mercado, pero claramente tienen sus diferencias. Este tipo de aceite no está refinado y para que pueda estar certificado como virgen no debe pasar el punto de acidez por encime del 2%. Una de las diferencias de este aceite y del extra virgen es precisamente que el punto de acidez es un poco más alto y el  punto de humo también. En resumidas cuentas, este aceite contiene un poco más de calorías que el extra virgen.

El sabor puede que sea un poco más suave que el del extra virgen, aunque esto puede variar dependiendo de la marca. Tiene unas ciertas diferencias en cuanto al aroma y al sabor, pero son similares. Es ideal para hacer comidas fritas o salteados y es menos costoso que la presentación anterior. Un dato importante es que el aceite de oliva virgen tiene la misma cantidad de antioxidantes que el extra virgen.

Aceite de oliva común

El aceite de oliva común puede estar compuesto por este mismo aceite y otro diferente a él. En algunas ocasiones es llamado aceite de oliva normal o clásico y es un aceite considerado multiuso, pues su punto de humo es alto, así que es muy utilizado en la cocina ya que su sabor es menor fuerte y para conservar alimentos es ideal, ya que al tener un sabor menos fuerte permiten que alimentos como carnes o hierbas tengan el protagonismo en cuanto a sabor.

Frecuentemente es mezclado con aceites de soja o de semillas y los porcentajes suelen ser 75/25, 50/50, 90/10 y 89/20. Dependerá del porcentaje usado el color y aroma del aceite.

Aceite de oliva de orujo

El aceite de oliva de orujo se extrae de lo que queda en la pulpa del olivo, luego de haber sido prensado por primera vez. En porcentaje, podría ser de un 5 a 8% restante lo que queda en la pulpa del olivo, a esto se le llama orujo.

Para extraer este aceite restante sueles usarse químicos en el proceso, por lo cual, este aceite es de menor calidad que los nombrados anteriormente. Técnicamente sigue siendo aceite de oliva, pero de una baja calidad.

A pesar de no ser tan saludable como los tres anteriores, este aceite aun es apto para el consumo humano y suele ser utilizado en las frituras.

Origen del aceite de oliva

El origen exacto del aceite de oliva realmente se desconoce pero existen ciertas presunciones. Algunos historiadores creen que era cultivada en la región del Sahara en África. La planta de los olivos a diferencia de muchas otras puede crecer en ambientes muy áridos y secos, es decir, que estas plantas pueden prosperar en condiciones extremadamente difíciles.

La planta de olivos florece más fácilmente en los climas donde no hay humedad, por lo que se piensa que el nacimiento de esta planta es en un lugar muy seco, donde probablemente muy pocas plantas podrían sobrevivir.

Hace miles de años el aceite sacado de los olivos era usado para las lámparas, y su uso comestible se remonta a la Edad de Bronce, cuando comenzó a ser utilizado en la cocina. Antropólogos descubrieron que el cultivo del olivo era realizado principalmente en zonas de la costa del mediterráneo, o lo que conocemos hoy en día como Palestina, Siria, Líbano, Turquía e Israel.

También descubrieron documentos que datan del año 2000 a.C. donde se habla sobre el valor que tenía el aceite de oliva para ese entonces. Era mucho más valioso que el vino, unas cinco veces más, y dos veces más valioso que el aceite de semillas. Por suerte, todos estos datos han sido documentados y encontrados y se sabe cuál fue el movimiento del aceite de oliva desde hace miles de años.

El aceite de oliva fue ganando popularidad cuando fue llevado al este de Europa, poco a poco se le iba dando relevancia y eran más las personas que podían disfrutar de los beneficios que ofrecía. Fue en el año 1000 a.C. cuando los griegos llevaron las aceitunas del árbol de olivo a lo que hoy es Italia y España. Desde entonces, los romanos iniciaron los procesos necesarios para comenzar a cultivar y cosechar aceitunas.

A partir de allí, comenzó a extenderse mucho más aún el consumo de este aceite. Para ese entonces, era realmente difícil extraer el aceite de los olivos. Primero se golpeaba con un palo a la planta para que el fruto pudiese caer y con el proceso muchas veces se reducía la calidad del fruto. Luego, los olivos eran aplastados y triturados en ruedas de piedra o granito natural y el movimiento que se realizaba era el de giros para poder extraer todo el aceite del fruto.

Efectos secundarios del aceite de oliva

Consumir aceite de oliva en las cantidades adecuadas no producirá ningún efecto secundario, más bien le aportará muchos nutrientes a tu cuerpo. Pero, como con todos los aceites, su uso debe ser moderado, de lo contrario, puede generar problemas de salud como obesidad.